Boletín Al-Anon y Alateen en acción
Boletín de Al-Anon que actualmente se publica seis veces al año y contiene pasajes traducidos de la revista
The Forum, con historias personales inspiradoras.

Admitir que era incapaz ante el alcoholismo de mi hijo me brindó una sensación de calma que nunca antes había experimentado. Había dedicado gran parte de mi tiempo y energía en «salvar» a mi hijo. Diligentemente acudí a familiares, amigos, miembros de la iglesia y a cualquier otra persona que escuchara mi drama personal ―con la esperanza de que alguien pudiera salvarlo o darme las respuestas para salvarlo―. La relación con mi hijo se había deteriorado y convertido en una intensa lucha de poderes, llena de palabras y acciones fuertes, hostiles e airadas. Yo sabía que si perdía la batalla, tanto mi hijo como yo perderíamos. No me daba cuenta de que los dos ya habíamos perdido.

«Al‑Anon y mi Poder Superior me estaban ayudando a transformarme en una persona más feliz y mejor ubicada ante los ojos de todo el mundo. Este no era el tipo de despertar espiritual que me había imaginado. No fue como relámpago, ninguna idea profunda sobre los misterios del universo o lo más profundo del alma humana. En su lugar, se produjo un cambio apacible. Se me había concedido la serenidad». Cómo ayuda Al‑Anon… (SB-22), página 297.

Cuando llegué por primera vez a Al‑Anon para que me ayudara a lidiar con la bebida y el problema de las drogas de mi novio, las primeras cosas valiosas que escuché fueron: pensar en no vigilar la bebida, no preguntarle sobre la bebida, dejar que la bebida sea asunto suyo, y centrar la atención en mi propio cuidado en lugar de cuidar de él. Eso alivió un poco mi ansiedad y toda la obsesión por su comportamiento.